Blog Post

Nueva Investigación Descarta Conexión Entre Inmigrantes Jóvenes y el Delito

Jerry Otero

Tan sólo una miradita a la cobertura mediática reciente del debate político nos muestra cómo se ha infundido una retórica anti-inmigrante y anti-latino penetrante y virulenta. Por un lado, las caracterizaciones injustas como criminales, narcotraficantes, y violadores; y por otro, una multitud de narrativas ofensivas donde los inmigrantes latinos están pintados como desviados, como una fuga en el sistema, que no pagan impuestos, y que buscan quitarles los empleos a los estadounidenses.

Los inmigrantes latinos jóvenes son lo peor según los medios de comunicación y el debate público, pues es ampliamente asumido que ellos cometen más crímenes que otros jóvenes. Retratados como disruptivos y en alto riesgo de inadaptación, los inmigrantes latinos jóvenes son percibidos como más propensos a cometer crímenes, a tener problemas con las drogas y a comportarse más violentamente en comparación con los adolescentes nacidos en el país.

Así que no puede haber mejor momento que el presente para oír de una nueva investigación publicada en la Journal of Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology (Revista de Psiquiatría Social y Epidemiología Psiquiátrica), que específicamente destroza la conexión entre jóvenes inmigrantes y la delincuencia. El investigador principal, el profesor de trabajo social de la Universidad de Texas en Austin, Christopher Salas-Wright, Ph.D., habló de su trabajo con NBC News Latino, explicando que "... a pesar de enfrentar mayores desventajas sociales en comparación con los jóvenes estadounidenses, los inmigrantes tienden a estar menos involucrados en comportamientos problemáticos, como la violencia y la delincuencia, o el mal uso de alcohol y (otras) drogas.”

Es importante señalar que lo que amortigua el reto de los jóvenes inmigrantes a enfrentarse a desafíos negativos, son los factores protectores personales e interpersonales, como las relaciones parentales cohesivas, los compromisos escolares positivos, y los valores familiares de desaprobación a las conductas delictivas y el consumo problemático de drogas. Estas fortalezas juegan un papel crucial en el bienestar general de todos los jóvenes.

Las relaciones parentales cohesivas aumentan nuestra capacidad para hacer frente con eficacia a los desafíos de la vida. Las dinámicas familiares saludables también cuentan como un fuerte factor de protección para la prevención de una variedad de problemas sociales y de salud, como el consumo problemático de drogas, la violencia, el embarazo no deseado, y la deserción escolar en la adolescencia. Los adolescentes que están conectados y sienten pertenencia a la escuela tienen mejores resultados a largo plazo. Los valores familiares internalizados les proporcionan a los jóvenes habilidades fundamentales que les guían, evitando que la experimentación juvenil devenga en uso problemático de drogas.

Añadiendo a las crecientes evidencias sociológicas y psicológicas que muestra que la juventud inmigrante muestra un desarrollo positivo, la investigación del Dr. Salas-Wright confirma que muchos jóvenes inmigrantes de primera generación no solamente tienen mejor desempeño en la escuela y demuestran actitudes más positivas hacia maestros y otros adultos, sino también son menos propensos de ser delincuentes o involucrarse en conductas de riesgo, como el consumo problemático de drogas o la venta de drogas.

La ideología y la propaganda de la guerra contra las drogas le dan vida a los mitos que se utilizan para criminalizar a los inmigrantes latinos jóvenes. Pero los estudios nos han demostrado una y otra vez que los inmigrantes latinos jóvenes son menos propensos a cometer delitos relacionados con drogas y, de hecho, son más propensos a ser víctimas de delitos – no los perpetradores.

¿Acaso no es hora de que la percepción popular de los inmigrantes latinos jóvenes y sus familias comiencen a parecerse a la realidad – una realidad donde los jóvenes están claramente en una trayectoria de desarrollo positivo con padres comprometidos al éxito de sus hijos? ¿No es tiempo ya de reconocer que los inmigrantes de nuestra nación son brillantes, honestos, gente trabajadora con integridad y motivación para tener éxito - y de hecho uno de los mayores valores de esta nación?

Leer en inglés. / Read in English.

Jerry Otero es el gerente de políticas juveniles para la Drug Policy Alliance.