Press Release

Suprema Corte de Estados Unidos determina que la posesión de Adderall en un calcetín no es causa de deportación

40,000 personas son deportadas anualmente por delitos relacionados con drogas, crece la exigencia de reformas más humanas

<h2 class="subtitle">
Contacto:</h2>
<p>Armando Gudi&ntilde;o 562-413-9003<br />
Daniel Robelo 650-465-2584</p>

WASHINGTON, DC – La Suprema Corte de Estados Unidos determinó hoy en el caso Mellouli v. Lynch que un inmigrante no puede ser deportado por la posesión de un calcetín, pues bajo la ley estatal de Kansas contaría como un “artículo o parafernalia para consumir drogas”, ya que estaba siendo usado para contener una sustancia controlada.

El caso involucra a un residente permanente legal – un profesor universitario con acreditaciones académicas avanzadas en matemática aplicada y economía, comprometido a matrimonio con una persona estadounidense – sentenciado por posesión de parafernalia para consumir drogas después de portar cuatro píldoras del medicamento Adderall en el calcetín. Fue sentenciado a libertad condicional y cumplió su sentencia exitosamente. A pesar de esto, meses después de que la sentencia terminara, fue arrestado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) para ser deportado basándose en la sentencia bajo leyes estatales.

Por lo general, tener una sentencia bajo leyes estatales por posesión o distribución de drogas causa la deportación si tiene que ver con sustancias controladas federalmente. Sin embargo, la interpretación de la Junta de Apelación de Inmigración (BIA, por sus siglas en inglés) de la ley es que la posesión de parafernalia para el consumo de drogas causa deportación sin importar si tiene que ver o no con una sustancia controlada federalmente. En el caso del Sr. Mellouli, las pastillas en el calcetín eran sustancias controladas estatalmente, pero no federalmente. La Suprema Corte declaró que “la incongruencia” resulta en que un inmigrante “no es removible por poseer una sustancia controlada por las leyes de Kansas pero sí sería removible por usar un calcetín que contenía dicha sustancia. Dado que tiene escaso sentido, determinamos que desconoceremos la interpretación de la BIA.”

“Aplaudimos a la Suprema Corte por rechazar la interpretación tan severa del gobierno a una ley de inmigración, y por determinar que la sentencia del Sr. Mellouli no debe resultar en deportación”, aseguró Theshia Naidoo, abogada de la Drug Policy Alliance. “La decisión de la Corte reconoce lo absurdo que es la guerra contra las drogas y sus devastadoras consecuencias para los inmigrantes. Ha llegado el momento para ajustar nuestras leyes sobre drogas, y prevenir la deportación masiva basada en faltas menores relacionadas con drogas.”

Para más información consulte la hoja informativa La guerra contra las drogas y la deportación masiva, disponible en inglés y español.